El reto de la difusión de las colecciones digitales de literatura en las bibliotecas

[imagen : Jewish Historical Society of the Upper Midwest]

Un problema al que muchas bibliotecas con colecciones de libros electrónicos disponibles están empezando a hacer frente es el de la difusión de los a veces miles de títulos disponibles de obras de creación, generalmente literarias. No es un problema nuevo dado que hace tiempo ya hubo que diseñar estrategias de difusión para la ingente cantidad de títulos de publicaciones periódicas o monografías electrónicas que empezaron a gestionar las bibliotecas [todavía recuerdo con espanto cuando hace tiempo un usuario docente acostumbraba a pedir ‘un listado impreso y completo’ de las revistas del IEEE o de Elsevier disponibles en la biblioteca donde trabajaba y lo que costaba hacerle entender que se irían incorporando al catálogo en línea donde él mismo tendría que buscarlas].

Con los ebooks el problema se agrava porque en muchas bibliotecas los títulos incorporados a los ereaders no van a ser catalogados porque no son una adquisición permanente de la biblioteca o porque sus acuerdos de suministro implican cambios periódicos en el número de títulos ofertados o…, en fin, las muchas razones propias de un sistema de lectura/préstamo nuevo y que tantos cambios va a provocar en nuestra profesión.

Sin embargo, las razones por las que esos títulos han llegado a la
biblioteca o el tiempo que vayan a permanecer en ella no son excusa para no intentar al menos algún tipo de difusión para acercar a los usuarios un recurso que les puede interesar o ser de valor. No estamos hablando de libros técnicos ni que formen parte de la bibliografía de las titulaciones [que por supuesto siempre irán al catálogo] sino de cientos o incluso miles de títulos de literatura de todos los tipos y épocas que merece la pena ‘mover’ de alguna forma a través de actividades de difusión y animación tanto físicas como virtuales.

Hasta ahora, y quizás en exceso, muchas bibliotecas se han centrado en la difusión y promoción del aparato de lectura, el lector de libros electrónicos, en un intento quizás de hacerse más atractivas y/o tecnológicas. Poco a poco todos nos vamos dando cuenta que el sitio de la biblioteca está en realidad donde siempre ha estado : en la gestion, difusión y organización de los contenidos, independiente de los artefactos más o menos sofisticados que utilicen los usuarios para acceder a esos contenidos.

Os incluyo enlace a un muy interesante artículo sobre dinaminación de colecciones de ebooks en bibliotecas que he leído en el blog del Laboratorio de Lectura de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez donde hablan de formas de suplir/imitar/incentivar la experiencia sensorial, física, de ojear un libro en el mostrador de novedades con ebooks. Su idea de colocar ‘señales’ en el fondo físico advirtiendo de la existencia de colecciones digitales de autores o temáticas específicas me parece estupenda.

Cómo hacer visible la colección de ebooks de una biblioteca.

Como muchos quizás ya hayáis caído en la ‘adicción’ a la red Pinterest [pinterest] me gustaría comentaros también que es un ámbito perfecto para la difusión de este tipo de títulos ‘masivos’. Muchísimas bibliotecas de todo el mundo colocan en Pinterest las cubiertas de los ebooks [que en ocasiones facilitan los propios proveedores], actualizándolas o creado grupos por autores o temáticas muy interesantes.

Os envío un enlace al grupo abierto de Facebook ‘Bibliotecarios
Pinteresantes‘ que han creado bibliotecas y bibliotecarios españoles
que comparte ideas, consejos, iniciativas y proyectos en torno a
Pinterest y las bibliotecas. Hay algunas cosas realmente muy bien hechas.

Como la idea de la Biblioteca Central de la UNED de hacer un
recopilatorio de ‘Palabras que ya no me dices‘ con sus significados.

O ‘A Wall of Books‘ del INTEF sobre herramientas para la difusión de la lectura para profesores de idiomas.

O la ‘Colección doceañista‘ de la Biblioteca de la Univesidad de Cádiz sobre los documentos que custodia relacionados con las ‘fechas patrias’ de 1812.

Echadle un vistazo, seguro que encontráis alguna idea realmente original y muy bibliotecaria para conmemorar el próximo Día del Libro.

Gracias.

La imagen que ilustra este post proviente del The Commons en Flickr de la Jewish Historical Society of the Upper Midwest. Fue tomada en 1951 y su título es “Women working on the Mt. Sini Book Fair“.

Acerca de jigalle

bibliotecario flâneur | embedded librarian | in libraries + architecture + travel + history
Esta entrada fue publicada en [Lista Biblioteca] y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s