Algunos intelectuales y sus imposturas

Siempre me ha desagradado -por polvoriento y poco ventilado- el llamado ‘culto al libro’. Afortunadamente lxs bibliotecarixs vamos superándolo -¡tanto por hacer ahora que conseguimos ‘rehab’ de la adicción a la celulosa!- pero costará mucho aún deshacerse de los apocalípticos -ex-integrados caídos del pedestal-. Gran post de @BernatRuiz

verba volant, scripta manent

WALKER 2

Hay una intelectualidad que no sabe pensarse a sí misma, poblada de fatuos que han convertido el saber en religión, sus lugares en templos y sus herramientas en reliquias. Hay intelectuales que ven una amenaza tras cada duda, un peligro tras cada interrogante e inventan enemigos sin los cuales se han olvidado de pensar. Lo sorprendente es que se consideren –y nosotros creamos que son- intelectuales.

En mi anterior artículo hablé de ese periodismo cultural poblado de hagiógrafos y plañideras. Tras él se esconden intelectuales que, con sus imposturas, pretenden que nada cambie. En esta definición encajan pensadores otrora fértiles –como Félix de Azúa, de quien hablé hace tiempo– pero también periodistas con mando en plaza.

Juan Cruz, periodista, escritor, editor y actualmente adjunto a la dirección de El País, escribió el pasado jueves un artículo titulado La conspiración contra el libro. Mientras daba vueltas…

Ver la entrada original 1.967 palabras más

Acerca de jigalle

bibliotecario flâneur | embedded librarian | in libraries + architecture + travel + history
Esta entrada fue publicada en Librerio. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s